30 aniversarioSismos del 85:
La gran urbe no deja de moverse

El gran sismo del 19 de septiembre de 1985 y su réplica del día siguiente evidenciaron la fragilidad de la Ciudad de México ante movimientos telúricos de gran magnitud. Hoy, gracias a los estudios de sismólogos e ingenieros mexicanos, sabemos por qué los grandes daños sufridos hace tres décadas ocurrieron en zonas específicas de la gran urbe. Y no sólo eso. Considerando el crecimiento poblacional en la capital del país, un sismo con las mismas características que el de hace 30 años supondría pérdidas mucho mayores.

¿Qué sucedió el 19 de septiembre de 1985?

0
Muertos (cifras no oficiales indican 10 mil muertos)
0
Personas resultaron heridas
0
Mdd estimados en pérdidas económicas
0
Edificios colapsados o seriamente dañados

EL GRAN SISMO DEL 85

El sismo rompió una falla de 180 km de longitud bajo las costas de Michoacán y parte de las de Guerrero. Mucha energía sísmica se liberó en dirección de la capital con las características necesarias para que el suelo lacustre del Valle de México vibrara en forma descomunal.

Las vibraciones tuvieron periodos de oscilación cercanos a 2 segundos y fueron hasta 50 veces más fuertes que en las lomas que rodean la capital. A pesar de haber viajado tantos kilómetros hasta la Ciudad de México, las ondas sísmicas llegaron a ser 30% más grandes que en las cercanias del epicentro.

LA GRAN BRECHA DE GUERRERO

Brecha sísmica es la zona geográfica donde no se han producido grandes sismos por un largo periodo de tiempo (50 años o más); la Brecha de Guerrero tiene cerca de 100 años de acumulación de energía elástica, por ello, se espera que el próximo gran terremoto inicie ahí.

Estudios sismológicos en el segmento de la Costa Grande de Guerrero indican que la energía acumulada en ella durante el último siglo podría provocar uno o dos terremotos de magnitud 8, o bien dos a cuatro terremotos de magnitud 7.8.

¿Por qué los sismos en la ciudad se sienten así?

ZONIFICACIÓN DEL VALLE DE MÉXICO

Los sismólogos e ingenieros mexicanos han estudiado el fenómeno de la amplificación de movimiento en la ciudad con gran detalle. Hoy sabemos que los grandes daños sufridos en 1985 se concentraron en las zonas donde las ondas sísmicas sufren mayor amplificación.

Por las características del suelo en la ciudad, la duración de la sacudida fue de más de 3 minutos, a pesar que la ruptura del sismo duró únicamente 45 segundos.

Considerando el crecimiento sostenido poblacional de la capital en estos 30 años que han transcurrido desde la gran catástrofe de 1985, en la que las pérdidas económicas se estimaron en alrededor de 4 mil 100 millones de dólares, hoy un sismo con esas características supondrían pérdidas mucho mayores.

El siguiente es un modelo tridimensional de la Cuenca del Valle de México para la simulación computacional de terremotos creado en 2013 por especialistas geofísicos.



SIMULACIÓN DE MOVIMIENTO SÍSMICO

Cuando las rocas se mueven brutalmente durante la ruptura de un sismo se generan ondas primarias (P) y secundarias (S).



Estas ondas alcanzan la superficie de la Tierra y se generan ondas superficiales que son las más lentas de todas y responsables de las sacudidas violentas del suelo.

Como consecuencia del tipo de suelo lacustre en la Cuenca del Valle de México, cuando las ondas sísmicas llegan al DF sufren una amplificación muy grande, es decir tardan más en disiparse.

La violencia del movimiento en la ciudad varía de un lugar a otro y puede ser, en el caso de oscilaciones con duración cercana a 2 segundos, desde 10 hasta 500 veces más grande que en sitios que se encuentran fuera del valle.

Fuente del modelo tridimensional y la simulación del movimiento sísmico

(Cruz-atienza et al., 2014): Cruz-Atienza, V. M., J. D. Sanabria, J. Tago, E. Chaljub and J. Virieux. Surface-Wave Propagation Modes in the Valley of Mexico: Insights from Realistic 3D Earthquake Simulations, 30th IUGG Conference on Mathematical Geophysics; Mérida, Yucatán, 2014.

EL TIPO DE SUELO EN EL VALLE DE MÉXICO

Zonas de riesgo

Las zonas de colores representan la amplificación del movimiento del suelo en el Valle de México con respecto al movimiento observado en las lomas que circundan la ciudad. Estas amplificaciones son las que experimentan ondas de oscilación (periodo) que tardan 2 segundos en completarse. Además, se indican los edificios colapsados o seriamente dañados durante el sismo del 19 de septiembre de 1985.

Así ha crecido nuestra ciudad

De acuerdo a la zonificación sísmica, las delegaciones con mayor impacto y que presentan aceleraciones del terreno desfavorables para la estabilidad de la infraestructura civil son: Cuauhtémoc, Benito Juárez, Gustavo A. Madero, Venustiano Carranza, Iztacalco, Iztapalapa, Xochimilco y Tláhuac.


Los 'gigantes' invictos

1. TORRE LATINOAMERICANA

Considerada durante varios años el edificio más alto de México y Latinoamérica, la Torre Latinoamericana constituye un motivo de orgullo para los habitantes de la metrópolis ya que durante su construcción rompió varios récords en ingeniería utilizando tecnología mexicana, además de haber resistido sin sufrir daño alguno los terremotos de 1957 y 1985.

2. TORRE MAYOR

La Torre Mayor es actualmente uno de los edificios más modernos y seguros del mundo. Su base tiene una profundidad de más de 40 m. Los primeros 10 pisos del edificio están constituidos por columnas de hormigón con centro de acero, a partir de ahí el diseño cambia a una forma de diamante que incluye amortiguadores, los cuales ayudan a que las fuerzas sísmicas se desplacen a los lados provocando que la energía se disipe conforme sube.

En movimiento permanente

Desde 1985 a la actualidad ha crecido la red de monitoreo sísmico. Esto no quiere decir que tiemble con más frecuencia, sino que existe un registro más amplio de los sismos que ocurren. En nuestro país se registran casi cuatro terremotos por día en un nivel promedio de 3.5 de magnitud.

En el contexto global, solo 5 de cada 100 sismos ocurren dentro del territorio mexicano. En promedio se ha detectado un terremoto significativo cada año en México.

Fuentes

Dr. Victor Manuel Cruz Atienza y su libro: "Los Sismos. Una Amenaza Cotidiana" Primera Edición 2013. Editorial La Caja de Cerillos. Instituto de Geofísica de la UNAM. Dra. Xyoli Pérez Campos, Departamento de Sismología del Instituto de Geofísica de la UNAM. Centro de Instrumentación y Registro Sísmico A.C., Cires. Evaluación de Riesgos Naturales. Servicio Sismológico Nacional. Centro Nacional de Desastres. Inegi. Secretaría de Protección Civil.

Créditos

Infografía: Mónica Rodríguez, Óscar Castro / Colaboración: Israel Romero e Iván Medina / Diseño web: Jhasua Razo y César Mendoza / Programación: Hugo López y Daniel Solís / Fotografía: Alejandro Meléndez, Cuartoscuro Coordinación editorial y entrevistas: Oliver Tapia, Alba Velasco y Alejandra César / Análisis de Datos: Abraham González